Clientes

Patrizia Bordoni, psicóloga

“En una palabra: confianza. Por ello trabajo con Óptima, porque Ricardo y su equipo no sólo trabajan con calidad y cumplen los plazos, sino que van más allá. En ellos me puedo apoyar porque responden siempre: cuando quiero saber cómo va todo, cuando debo hacer algún cambio o cuando hay un imponderable. Mis trabajos son complejos. Necesito cumplir con estrictas cláusulas de confidencialidad y ellos velan por la seguridad de mis impresos”.

Pablo Valenzuela, fotógrafo

“Calidad, compromiso, puntualidad y un trato muy personalizado son atributos que marcan el estilo de Impresora Optima. No sólo persiguen cumplir con los requerimientos propios de cada impreso, sino algo mucho más profundo: poseen una marcada vocación por el oficio y por la satisfacción del trabajo bien hecho. Su exigente y acucioso control de calidad generan gran confianza”.

Norberto Seebach, fotógrafo

“Soy un cliente muy eficientemente atendido, por tanto, conforme. El trabajo con Optima ha sido muy agradable. Destaca su notable acuciosidad que va a los más mínimos detalles, incluyendo las exigentes y singulares peticiones de un cliente, hasta la supervisión minuciosa de todas las etapas del proceso (impresión impecable, revisión de todas las etapas, control de color, encuadernación, etc.). Particularmente valoro la seriedad en el cumplimiento de plazos que indudablemente supera la norma, y la desinteresada asesoría para tomar alguna decisión”.

Augusto Domínguez, fotógrafo

“Es difícil resumir en una palabra la relación de amistad que he establecido con Impresora Optima. Llegué hace muchos años (casi 20), con un proyecto muy ambicioso; ellos creyeron en mí y yo deposité mi confianza en ellos. Ha sido una de las mejores decisiones de mi vida. Hoy no me cambio de imprenta por ningún motivo, no sólo por la tecnología de punta que maneja sino, por sobre todo, por la gran calidad humana de toda la gente que allí trabaja”.

 

Clientes

Ellos también confían en Impresora Optima.